Qué es el benchmarking

ilex@ideaspositivas.es
octubre 2022
Compartir entrada:

Benchmarking es un término inglés creado a partir del término benchmark, en español 'punto de referencia'. Así, benchmarking significaría algo como 'evaluación comparativa'. Es el procedimiento mediante el cual se analizan los procesos, productos, servicios y otros valores de las marcas para tomarlos como referencia. Con esa información se pueden establecer comparativas que den lugar a estrategias futuras.

Para qué sirve el benchmarking

Ahora ya sabes qué es el benchmarking. Una herramienta destinada a aprender de la experiencia de otras empresas de la industria. Pero no se trata de copiar. En absoluto. La esencia del benchmarking consiste en la inspiración. A partir de una referencia, tu marca puede diferenciarse y tomar una personalidad propia. Esta es la razón por la que es tan importante para las organizaciones.

Cuáles son los tipos de estrategias de benchmarking

La finalidad principal del benchmarking siempre es la misma: tener una referencia de las debilidades y las fortalezas de los competidores. Sin embargo, existen diferentes estrategias de benchmarking para lograrlo y a continuación vamos a hablar de cada una de ellas: el benchmarking competitivo, el benchmarking interno, el benchmarking funcional y el benchmarking genérico.

Competitivo

El benchmarking competitivo es el benchmarking convencional. Su objetivo prioritario es conocer cómo son las empresas de la competencia para poder compararlas con la propia marca. En base a ello, podrás detectar qué procesos, tácticas y estrategias no están funcionando como debería. Es un excelente punto de inicio a la hora de optimizar una organización.

Interno

El benchmarking interno no tiene por objetivo analizar a otras empresas de tu industria sino comparar a los diferentes departamentos de tu organización. De esa manera podrás descubrir cuál funciona mejor y qué es lo que tienen que los hacen tan productivos. A continuación, podrás implementar esos ingredientes mágicos en los departamentos que no funcionan tan bien.

Funcional

El benchmarking funcional se caracteriza por una mayor amplitud de miras. En ese sentido, no solo analizas a las empresas con las que compites, sino también a los llamados competidores indirectos e incluso a otras empresas con las que no compites en absoluto. De todas ellas puedes aprender cosas. Cosas que luego se pueden aplicar a tu propia compañía para mejorar.

Genérico

El benchmarking genérico centra su atención en las funciones y en los procesos. En lugar de estudiar a toda una empresa para tomarla de referencia y compararse con ella, estudia la situación de una función en todas y cada una de las empresas de la industria. Es una herramienta destinada a optimizar al máximo un proceso concreto.

Cómo hacer un bechmarking

¿Como hacer un benchmarking? Necesitas implementar seis pasos fundamentales. En primer lugar, debes estudiar tu propio negocio. En segundo lugar, debes analizar qué tipo de benchmarking te resulta más útil a la hora de obtener los resultados que deseas obtener. En tercer lugar, debes escoger a las empresas que vas a analizar como referentes. En cuarto lugar, debes definir los datos en los que te centrarás. En quinto lugar, debes recolectarlos. Y en sexto y último lugar, debes aplicar las mejoras.

Ejemplos de benchmarking

El benchmarking es útil en muchas circunstancias. Ni siquiera se necesitan situaciones de crisis para usarlo y optimizar la compañía. No obstante, es cierto que algunos escenarios lo hacen aún más necesario. Piensa, por ejemplo, en una caída repentina de las ventas. ¿Es algo que estás sufriendo solo tu organización o que están sufriendo todas las empresas de tu sector? Deberás descubrirlo. Y el benchmarking es el camino.

Compartir entrada: